Policiales

Salvaje amenaza contra la vicepresidenta de la Nación, Justicia cordobesa ordena detener a empresario

Dijo que le hubiese gustado matar a Cristina Fernández, es el ex titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de San Francisco, Córdoba

12/12/2019.- «Cómo no haber estado ahí y poder haberle descargado una bala en la cabeza», publicó en Facebook Robert Maggi (lo hizo en referencia a la presencia de Cristina Fernández en el acto de asunción de las nueva autoridades electas emitido por la mayoría de los canales de noticias del país). Consciente de la trascendencia del incidente pidió disculpas, pero la reacción de la Justicia le llegó igual.

Por su parte, el fiscal federal de la provincia de Córdoba (provincia de mayoría ultramacrista según recientes resultados electorales), Gustavo Vidal Lascano, denunció penalmente a Maggi ante su colega Graciela López de Filoñuk: “Las expresiones referidas han sido realizadas por un ciudadano que en su condición de empresario tiene por cierto infinita mayor responsabilidad social que un asalariado”, señaló en el escrito presentado.

Y agregó: “No se puede admitir en aras de la libertad de expresión que se realicen públicamente las gravísimas amenazas que ha realizado este individuo y que, eventualmente, podrían concretarse en la persona de la señora vicepresidente de la Nación, doctora Fernández, toda vez que efectivamente este empresario cordobés lamenta no haber estado en el acto de asunción para “poder haberle descargado una bala en la cabeza”. Como dijo el señor Presidente de la Nación (…) estas expresiones solo pueden salir de los “sótanos de la democracia” y no deben, por ciento, dejarse pasar por alto sin que tenga la contundente respuesta de la Justicia”.

Cabe recordar que por mucho menos, ya sea simples opiniones negativas, o letras de canciones que se asociaban a la imagen presidencial de manera directa o indirecta, la administración saliente, ordenó allanamientos, detenciones y sendas causas penales a tuiteros como el neuquino Gastón Ramos de 28 años, quien sufrió un allanamiento, el secuestro de sus equipos informáticos, una causa penal, y la pérdida de su empleo, por compartir en sus redes sociales la letra de una canción (del grupo Las Manos de Filipi) que decía: “En lugar de aceptar la crítica, están buscando amedrentar al pueblo, buscar siempre una excusa y nunca hacerse cargo de los errores que cometen políticamente

No fue el único caso, desde la asunción de Cambiemos, otro joven, Nicolás Lucero, volvía de una entrevista laboral para empezar a trabajar en una fábrica de plástico cuando se encontró con más de diez policías de civil en su casa de José León Suárez, partido de San Martín, también perdió el trabajo tras ser detenido por compartir una canción de cancha cantada por «la 12» barra del club Boca Juniors; un estudiante estuvo preso 50 días en Ezeiza por realizar una broma sobre un atentado terrorista; y una mujer internada en una clínica de salud mental fue embargada por postear en contra de la hija de Macri.

En este caso, el violento Robert Maggi, es nada menos que el ex titular de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de San Francisco en Córdoba, y posteó expresamente su deseo: «cómo no haber estado ahí y poder haberle descargado una bala a Cristina».

La viralización de sus expresiones, y por tratarse además de una persona pública con grandes responsabilidades sociales, provocó que otros empresarios las repudiaran y tomaran distancia. El actual presidente de los metalúrgicos de San Francisco, Ariel Poli, se cruzó con Maggi en una entrevista, y despegó a la asociación al aclarar que se trataba de una opinión personal absolutamente repudiable, violenta y que incita al odio de una manera inadmisible en democracia.

Lo más irónico resulta de los números del INDEC, ya que las fábicas metalúrgicas tuvieron ganancias sostenidas antes de 2015 (durante el mandato de la actual vicepresidenta), y fue precisamente la gestión de Mauricio Macri la que más castigó a la industria, que caerá 4,6% en 2019 y acumulará un derrumbe mayor al 11% en toda la gestión Cambiemos, provocando en el sector pérdida récord de empleos, rentabilidad y dificultades para financiarse. Es decir, sus declaraciones evidentemente responden a un notable fanatismo y obsesión personal, la dañina «grieta» alentada de forma interesada y maliciosa desde algunos medios, y que justamente el actual presidente ha llamado a sanar para volver a unir a los argentinos.

El fiscal pidió detenerlo «ante su peligrosidad», «teniendo en cuenta que las amenazas de este individuo han sido publicadas en la red social Facebook, cuya difusión masiva excede cualquier tipo de competencia».

 

Etiquetas
Mostrar más

Noticias relacionadas

Close